10 ago. 2011

“Melenas kilométricas y caritas de ángel en los Teen Choice Awards”


 Pese a estar en pleno agosto, muy pocas han optado por refrescarse gracias al recogido. La ceremonia de los TCA fue el escenario perfecto en el que ellas se han desmelenado para presumir de pelazo. Con o sin extensiones, el cabello suelto fue lo más visto en una gala en la que la mayoría brillaron con luz propia gracias a la perfecta conjunción de belleza natural y un buen maquillaje.
   Muy pocas se saltaron el protocolo que dice que no hay que recargar los looks diurnos, por eso, los tonos tierra o nude, sombras mate, pestañas infinitas y ojos finísimamente perfilados fueron los ingredientes de los mejores estilismos.
LABIOS ROSAS Y PÓMULOS ATERCIOPELADOS
   Blake Lively supo sacar su lado más naïf de la mano de un excelente make up de 'niña buena'. ¿El fallo? Tal vez el excepcional modelo en cuero Gucci hubiera pedido mejor una coleta de femme fatale, pero, es lo que tienen las guapas, que todo les queda de vicio.
   Demi Lovato, radiante, optó al igual que la protagonista de Gossip Girl, por un semirecogido que supo reflejar toda su belleza. Su punto fuerte vino de la mano de su precioso tono de piel moreno, que combinaba a la perfección con sus labios, con un gloss rosa palo, y con el color amarillo canario de su modelito.
   La novia de Justin Bieber, Selena Gómez, fiel a su estilo, no sorprendió optando por su siempre acertado tono rosa chicle para los labios y una dosis generosa de máscara de pestañas. Su detalle estrella fue haber rescatado las favorecedoras extensiones.
   Kim Kardashian fue la invitada que eligió el peinado más IT: un moño bagel, muy parecido al clásico recogido de ballet. La celebrity deslumbró combinándolo con unas larguísimas pestañas -¿postizas?- y una sombra oscura muy difuminada para dar profundidad a su mirada.
   Taylor Swift, la gran ganadora de la noche, ya comenzó a despuntar ganándose todo el protagonismo delante del photocall, con una preciosa coleta y el flequillo a un lado. Supo dar el toque de color ideal a su make up de la mano del un favorecedor azul en degradé que se combinaba a la perfección con su mirada añil. Sin embargo, se echó un poco de menos ver a la dulce cantante country aparecer con sus ya icónicos labios rojos, y esta vez se decantó por otro tono de lo más trendy: el naranja mate.
MOMENTOS 'VIEJUNOS'
   Un patinazo en la elección del maquillaje o del peinado pueden hacer que más de una aparente de golpe más años de los que en realidad tiene. Si no, que se lo digan a algunas invitadas como Ashley Greene, que entre los pómulos en color teja, el pelo 'aburridísimante' liso y el nada apropiado granate para los labios, parecía una figura de cera.
   El look desastroso por excelencia fue el de la cantante de los Black Eyed Peas, que no sabemos muy bien si por falta de previsión o por dejadez, olvidó ir a la peluquería y se plantó con unas descaradas raíces negras y el pelo alborotado.
   Pero sin duda la aparición más extraña fue la de Cameron Díaz. La pregunta es: si eres una actriz de facciones casi perfectas, un rubio natural excepcional y unos preciosos ojos azules, ¿qué te pasaba aquella tarde? La artista tenía la cara como hinchada y un maquillaje que pecaba de natural ya que parecía que casi no tenía ni pestañas.




Reacciones:

0 comentarios: